trenturistico.es.

trenturistico.es.

La Historia del Turismo Rural en España

Introducción

El turismo rural es una modalidad turística que se ha ido consolidando en España en los últimos años. Se trata de un turismo que se realiza en zonas rurales y que permite al turista conocer, disfrutar y vivir la vida rural y sus tradiciones. En este artículo vamos a hacer un recorrido por la historia del turismo rural en España y cómo ha evolucionado a lo largo del tiempo.

Orígenes del turismo rural en España

El inicio del turismo rural en España se sitúa en los años 60, cuando algunos caseros y propietarios de viviendas rurales empezaron a alquilar algunas de sus estancias a turistas que buscaban una experiencia diferente al turismo masificado de sol y playa. Este tipo de turismo rural se caracterizaba por el alquiler de casas y habitaciones en zonas rurales, con un trato cercano y personalizado por parte de los dueños de las viviendas. En aquellos años, el turismo rural se centraba principalmente en el alojamiento y en la oferta gastronómica local.

Los años 70 y el impulso del turismo rural

A partir de los años 70, el turismo rural empezó a consolidarse gracias a la promoción de esta actividad por parte de la administración pública. Fue el comienzo de una segunda fase de desarrollo del turismo rural en España, que se centró en el fomento de la actividad turística en las zonas rurales. En esta época se empezó a hablar de “turismo verde” y se potenciaron los servicios turísticos en las zonas rurales como una forma de luchar contra la despoblación y el abandono del campo. La puesta en marcha de la Ley de Montes de 1975 y la creación del Instituto Nacional de Reforma y Desarrollo Agrario (IRYDA) permitieron la compra de terrenos rurales y su posterior acondicionamiento para la actividad turística.

Los años 80 y la consolidación del turismo rural

La década de los 80 supuso un hito en el desarrollo del turismo rural en España. Se crearon las primeras asociaciones de turismo rural y se editaron las primeras guías turísticas de esta modalidad, que ayudaron a promocionar este turismo entre la población española. Además, la creciente demanda de turismo rural por parte de los turistas europeos propició la adaptación de las viviendas rurales para atender a las necesidades del turista extranjero. En esta época también se empezó a desarrollar la idea de que el turismo rural no se reduce a una oferta de alojamiento y gastronomía, sino que debe incluir una oferta de actividades de ocio y deportes de aventura.

Los años 90 y la profesionalización del turismo rural

La década de los 90 se caracterizó por la profesionalización del sector del turismo rural. Aparecieron nuevas empresas que se dedicaban a ofrecer alojamiento y actividades turísticas y se crearon las primeras ferias de turismo rural. Además, en esta época se llevó a cabo la regulación legal de las viviendas de turismo rural, que permitió al sector avanzar en su profesionalización y adaptarse a las necesidades del turista. Por otra parte, la creciente oferta de turismo rural propició una mayor exigencia por parte del turista, que buscaba una mayor calidad en los servicios que ofrecían los establecimientos.

La evolución del turismo rural en la actualidad

En la actualidad, el turismo rural se ha consolidado como una de las principales alternativas al turismo masivo y ha experimentado una importante evolución en relación a los servicios que ofrecía en sus orígenes. Hoy en día, el turismo rural en España se caracteriza por una oferta variada y adaptada a las demandas del turista. Se trata de una oferta turística que no solo se limita al alojamiento y la gastronomía, sino que incluye una oferta de actividades culturales, deportivas y de ocio. Las políticas turísticas de las distintas administraciones públicas han apostado por el turismo rural como una forma de diversificar la economía de las zonas rurales y luchar contra el despoblamiento.

Conclusión

En definitiva, el turismo rural en España ha evolucionado desde una oferta de alojamiento y gastronomía en zonas rurales hasta una oferta turística variada y adaptada a las necesidades del turista. Esta modalidad turística se ha consolidado como una alternativa al turismo masivo y ha permitido diversificar la economía de las zonas rurales.